FOTOGRÁFICA BOGOTÁ 2013

Mayo 4 a Junio 15 de 2013

Architecture of Density (Arquitectura de la densidad) 2003–2007

Fue en China donde el artista alemán Michael Wolf inició el estudio de la vida contemporánea urbana. Habiendo vivido en Hong Kong durante más de 15 años, la ciudad se convirtió en su patio de recreo visual y en el tema central de su obra.

Architecture of Density, describe la arquitectura única de esta metrópoli. Hong Kong es una de las ciudades más densamente pobladas del planeta; la mayor parte de su población vive en rascacielos compuestos por bloques de pisos de concreto. La construcción de la ciudad gira en torno a la función y no a la forma, sólo se puede distinguir un edificio del otro por las combinaciones de colores audaces de sus fachadas.

Para esta serie, Wolf creó un estilo visual “sin salida” mediante el aplanamiento de la perspectiva y el recorte del cielo y la tierra. Las imágenes resultantes trans- forman estos horizontes urbanos en abstracciones aparentemente infinitas que descubren la belleza de una  arquitectura brutal y monótona.

Esta serie es más que un conjunto de abstracciones arquitectónicas, es una reflexión sobre la naturaleza de la vida urbana contemporánea. Esta Hong Kong sin tierra ni cielo se convierte en una ciudad simbólica, imaginaria, donde la densidad es llevada a sus límites. Aunque aquí la ciudad se percibe casi desierta, las imágenes funcionan como secciones transversales de un hormiguero urbano, invitando al espectador a preguntarse acerca de las miles de vidas e historias que contienen cada una de estas estructuras.

 

Michael Wolf

La vida en las ciudades

La fotografía de Michael Wolf es la de un extranjero. Nacido en Alemania, criado en Estados Unidos y Canadá, regresó a Alemania para estudiar fotografía antes de pasar la mayor parte de su carrera en Asia. Su historia un poco inusual le ha permitido hacer de lo ‘otro’ su hogar. Su trabajo se afianza en la tradición de la imagen que se ocupa de lo social al mismo tiempo que se vincula con la transformación radical de la fotografía de los años recientes. Desde esta insólita perspectiva, ha producido una obra que se compromete con la compleja realidad de la vida contemporánea de la ciudad de una manera que desafía la categorización.

 

Wolf comenzó su carrera como reportero gráfico y estuvo durante más de una década trabajando en Asia con la revista alemana Stern. De aquellos días del periodismo ha conservado el deseo de documentar y conectarse con el mundo que lo rodea, pero como artista ha desarrollado una aproximación visual de múltiples capas.

 

Como artista encontró su inspiración en Hong Kong y China, donde los cambiantes paisajes urbanos le entregaban constantes estímulos. En lugar de crear imágenes que describieran la inmensidad de la transformación urbana de la China, la obra de Wolf en esta región se fundamenta en el poder de lo vernáculo. Lo que lo distingue es su habilidad aguda para encontrar el valor simbólico en aquellos detalles aparentemente insignificantes que con frecuencia pasan desapercibidos. Al ‘coleccionar’ una serie de minucias urbanas, ha podido pintar una imagen más grande, no sólo de la ciudad china contemporánea sino más pródigamente, de las realidades universales de la vida urbana.

 

La disposición de Michael Wolf de explorar distintas aproximaciones visuales, aun abandonando la cámara del todo para trabajar con la tecnología emergente de la imagen, como Google Street View, demuestra su habilidad para renovar y enriquecer su lenguaje visual constantemente.  Al hacerlo su obra se conecta directamente con la historia de este medio al mismo tiempo que sugiere nuevos caminos para explorar.

 

Al contario de muchos fotógrafos de la vida citadina contemporánea, Wolf ha variado constantemente tanto su temática como su enfoque visual. Desde la arquitectura de las interminables cuadras de torres en Hong Kong a la  compresión implacable del metro de Tokyo, de la temática de la privacidad y el voyerismo en el ambiente urbano al fenómeno de la producción en masa dentro de un mundo cada vez más globalizado de arte moderno, cada una de sus series revela una nueva faceta de la vida de la ciudad, construyendo una visión compleja y matizada que propone tantas preguntas como respuestas.

 

Aunque constantemente explora nuevos temas y aproximaciones visuales, el tema central de  Michael Wolf siempre ha sido el mismo, desde su primera serie en un pueblo minero en Alemania hasta su obra más reciente en Asia… la gente y la realidad de sus vidas en nuestras ciudades en constante cambio.

 

Bosque sin sombra  (2013)

Desde 1985, Ana María Rueda ha realizado una obra en diferentes medios —pintura, escultura, video, dibujo y fotografía— que explora, de manera metafórica, tanto el vínculo existencial entre el ser humano y la naturaleza como el impacto de la sociedad de consumo en el medio ambiente.

En esta ocasión, la artista presenta Bosque sin sombra, un montaje fotográfico compuesto por  ordenamientos aleatorios de diferentes densidades, que se centra en el conflicto ambiental de la tala de árboles y la deforestación. La serie incluye 350 imágenes, de las cuales unas cien han sido obliteradas por grafito, marcando con ellas unas zonas negras que agregan una carga dramática a la secuencia visual. Cada fotografía muestra el amon- tonamiento de finas láminas de madera procesadas y almacenadas en bodegas. En su detalle, revela la industrialización de las maderas; en su conjunto, la lógica visual sugiere el paisaje fragmentado que les dio su origen.

 

A la vez sensorial y analítica, Bosque sin sombra desvela una narrativa del consumo como también una poética de la esencia misma de la madera en la expresión de su materialidad. Esta ambivalencia entre acción humana y el poder evocativo del mundo natural logra comunicar una denuncia callada. La obra ofrece un comentario sin moralismos que, sin embargo, no deja de revelar silenciosamente la devastación que la anima.

 

Carolina Ponce de León