Cuarto Norte, un proyecto de Juan Carlos Delgado

Agosto 4 a Septiembre 3 de 2011

Hay un rigor temático y armónico en todos los componentes de la sobria instalación de Juan Carlos Delgado, en la que el vacío resulta tan protagónico como los objetos silenciosos que generan un ambiente místico.

Delgado utiliza el espacio del primer piso de la galería como un lienzo en el que instala una gran reja de tubos de cobre recubiertos de hielo, de un lado a otro y de piso a techo. Los marcados planos de luz cálida y fría en el espacio, la huella del hielo sobre el bronce, y el gusto por los
elementos primarios son evocativos de un anhelo de permanencia e intimidad.

Una segunda obra reposa frente al enrejado, el busto de una niña esculpida -también en bronce e igualmente helada- que descansa sobre un pedestal de mármol negro. En el segundo piso se exhibe una variación del busto de belleza idealizada, pero con un acabado bruto de bronce. En contrapunto, hay un relieve rectangular de mármol negro de donde salen un par de manos de bronce de las que brota fuego.

En esta propuesta se hace evidente un gusto por los cánones de la belleza y la forma clásica que evocan una pintura de Georges de La Tour. Es una instalación equilibrada que tiene la cualidad de esconder a través del filtro de la belleza, el tumulto de las calles bogotanas, los encuentros con escenas de la pobreza que dejaron huella en el artista, como las vividas en el antiguo Cartucho de Bogotá donde los miserables se daban cita alrededor de una fogata.

Hay un halo de intimidad y serenidad muy personal que invitan a entrar en un estado contemplativo.

Guillermo Ovalle